¿Qué es el fast fashion, y por qué contamina tanto?

El fast fashion, o moda rápida, es una tendencia, que ha comenzado a tomar forma los últimos años. En la actualidad, debido a que las grandes industrias han comenzado a aumentar sus costos, la moda rápida, ha sido la mejor salida para poder abaratar costos y que el mercado se expanda. De esta forma, una prenda que en la gran industria costaba 100$, con el fast fashion puedes encontrarla hasta en 2$, pero ¿cuál es el costo real?

Las empresas más conocidas por ser precursoras de la moda rápida son Forever 21, Top Shop, H&M, Zara, Primark, Mango, Bershka, etc. que, si bien son famosas, no todos saben la realidad que se encuentra y esconde detrás.

Estas tiendas, son sumamente conocidas por ofrecer a sus consumidores, una gran variedad de prendas de último modelo, completamente asequibles y de diferentes formas y colores. Sin embargo, tiene un costo muy alto.

En su mayoría, estas industrias de fast fashion, contaminan demasiado al medio ambiente debido a que único propósito es la producción de ropa. Entonces, aquí nace la pregunta, ¿por qué los costos son tan asequibles? La respuesta es sencilla, la ropa está hecha de telas sumamente baratas, que se desgastan con el paso de los días o meses. Además, la mano de obra en su mayoría son niños, a los que no se les paga lo suficiente.

Estos dos puntos, son el principal motivo de que el fast fashion tenga tanto éxito. En primer lugar, al ser ropa de mala calidad, es decir, de telas que son prácticamente desechables, si bien los costos se reducen mucho, y por eso en su mayoría se pueden encontrar prendas hasta de unos cuantos euros o dólares, también se arruinan fácilmente. Esto quiere decir que, una de estas prendas no tiene una vida útil mayor a unos seis o doce meses, ya que, al cabo de este tiempo, se va a des costurar, romper o simplemente deshacer. Esto, tiene como resultado, que cuando ocurra, se tenga la necesidad de comprar otra prenda de las mismas características, creando un círculo vicioso que parece no tener fin.

De esta forma, si antes, podíamos comprar una prenda a un costo regular, sabíamos que esa prenda de vestir, al ser de calidad podía durar años, incluso décadas. Esto, de forma indirecta, hacía que el consumo baje y que las personas no entren en un hábito de consumo.

Hoy en día, un mundo consumista, es lo más normal de mundo, donde, además, se ha vuelto tan cotidiano, que es común que en muchos países se cambie de ropa según temporadas, es decir, que la vida útil de una prenda, no sobrepasa los tres meses.

En segundo lugar, se habla de la mano de obra sin condiciones favorables para el trabajo. Aquí se encuentra la respuesta de porqué las prendas son tan baratas y tan desechables, porque en su mayoría están hechas por niños o ancianos, que no tienen los conocimientos necesarios para crear prendas de calidad.

Finalmente, no debe olvidarse que estas telas, suelen lavarse en los océanos, creando una gran cantidad de contaminación, además, al ser en su mayoría lycras, para llegar a un mayor mercado, en cada lavada desechan al mar cientos de micro plásticos, que cada año matan a millones de animales que viven en el fondo de los océanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *