¿Los creepypastas dejaron de dar miedo?

Como introducción los creepypastas son historias cortas de terror, las cuales muchas veces pueden ser ficticias eh imaginarias o en algunos reales, estas historias en esencia son creadas para perturbar a las personas a aquellos amantes del terror y lo oscuro alterando su visión de la realidad.

Los creepypastas se pueden llegar a presentar en distintos formatos siempre y cuando mantengan el formato de terror y suspenso ante el lector, los formatos más frecuentes y usados son las historias escritas, narradas o relatadas y las imágenes y videos.
Curiosamente el formato predilecto para los amantes de esta clase de historias son las narradas o relatadas sin necesidad de imágenes, pues son en estas en donde el cerebro llega a crear sus propias imágenes en base a los relatos siempre que estos sean lógicos y mantengan la esencia del terror, sea verdad o solo ficción.

Perdida de la esencia y aumento de la ignorancia

Hubo un tiempo en el que los creepypastas eran realmente historias de terror que te hacían orinar en la cama y dormir con la luz encendida por la susceptibilidad del realismo que este mantenía, sin embargo, este tiempo acabo con el fin de los foros y la llegada de los creepypastas a las redes sociales de forma viral, pues más de uno creyó ser capaz de crear terror.

Lamentablemente ante esta nueva ola de “escritores” los creepypastas fueron perdiendo su esencia, porque estas historias no eran lo que decían ser o lo que debían ser, probablemente porque muchos de estos escritores no eran más que niños ratas que solo querían ganar popularidad acosta de la popularidad de la disfrutaban y disfrutan estas historias.

El terror se fue perdiendo y eran muy pocos los escritores y narradores que aún mantenían y mantienen el terror, aspecto que hizo que muchos de los lectores perdieran el interés naciente por esta clase de lectura.

Pero a pesar de esto puedo decir con toda certeza que los creepypastas no han dejado de dar miedo, solo que se reservan para los verdaderos lectores que saben dónde buscar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *